Partes

  El automóvil

Es el conjunto de sistemas que interactuando entre si lo componen. Básicamente, un automóvil se compone de motor, chasis y trasmisión. El motor es el elemento que transforma el combustible (gasóleo o gasolina) en movimiento, y lo trasmite a las ruedas del vehículo a través de la trasmisión (la caja de cambios), haciendo que todo el conjunto se mueva y se desplace.

A continuación y en los siguientes puntos veremos las partes del mismo y sus funcionalidades:

Motor: la alimentación.
La alimentación es el sistema por el cual el motor toma el combustible y lo prepara para quemarlo y transformarlo en movimiento.

El sistema de alimentación consta de los siguientes elementos, el deposito de combustible donde se almacena el mismo, los sistemas de conducción hasta el carburador o sistema de inyección del mismo a través del cual se introduce en el/los cilindro/s del motor.

De forma general el combustible con la bomba de combustible o directamente extrae del deposito el carburante y lo mezcla en el carburador o en la inyección con aire para su combustión dentro de los cilindros. Dentro de los cilindros, por medio de una chispa en motores de gasolina o por los quemadores en los motores diesel, se produce una explosión que hace que se empiece a mover una serie piezas.

Este es el principio de los sistemas de alimentación. Las proporciones y las condiciones particulares de la mezcla carburante dependen del motor.
El carburador
se encarga de tomar la gasolina desde el depósito del automóvil mediante bombeo y de mezclarla con el aire del medio, succionado por el pistón y que previamente ha pasado por el filtro del aire. La proporción idónea gasolina/aire aproximada es de 1:10.000, si bien en el arranque en frío es necesario que el carburador realice una mezcla más rica en gasolina, regulable desde los dispositivos conocidos como stárter, que aumentan la proporción de gasolina, y el estrangulador, que reduce la cantidad de aire.
El stárter y el estrangulador deben usarse con moderación y sólo cuando sea necesario, ya que el consumo y la contaminación aumentan en cualquiera de los dos casos.

 

Cuando el motor no recibe indicación a través del acelerador para moverse, debe mantener un nivel mínimo de oscilaciones, entre 600 y 900 R.P.M., según el motor que sea, de manera que no haya que volver a poner en funcionamiento el mecanismo motor cada vez que se para el vehículo.

Esta marcha mínima se conoce como ralentí. El filtro del aire debe revisarse con frecuencia y sustituirlo cuando sea necesario, según las recomendaciones de los fabricantes, ya que almacena las impurezas del aire que pasa limpio al carburador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: